viernes, 31 de mayo de 2013

La DIAN y los impuestos


La solución de los problemas a los cuales el hombre se ha enfrentado históricamente lleva a la necesidad de asociarse con otros, a cooperar y a construir. Esa construcción le ha permitido pasar de la caverna prehistórica a la moderna ciudad, de la mula al avión, de los ambientes inhóspitos a las condiciones saludables, de la absoluta ignorancia al conocimiento científico. En todos los tiempos y lugares, estos caminos llevan siempre a la construcción de sociedad.
 
En el caso colombiano, el  proyecto de construcción de sociedad plasmado en la Constitución de 1991, es un compromiso de todos los ciudadanos. Esta construcción pasa por la creación, conservación y cuidado de lo público.  Por lo tanto, el Estado requiere de los recursos necesarios para cumplir con los fines sociales y económicos. Con este propósito el Estado colombiano delega en la DIAN, entidad pública del orden nacional y adscrita al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, la misión de asegurar y controlar los  ingresos para el sostenimiento del Estado.

De manera general, la DIAN administra los impuestos nacionales de renta y complementarios, de timbre nacional y sobre las ventas, de patrimonio y los demás impuestos internos del orden nacional cuya competencia no esté asignada a otras entidades del Estado; también los derechos de aduana y la dirección y administración de la gestión aduanera, incluyendo la aprehensión, decomiso o declaración en abandono, administración y disposición de mercancías a favor de la Nación. Asimismo, ejerce el control y vigilancia sobre el cumplimiento del régimen cambiario en materia de importación y exportación de bienes y servicios.


La administración de los impuestos comprende su recaudación, fiscalización, liquidación, discusión, cobro, devolución, sanción y todos los demás aspectos relacionados con el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Es deber de los ciudadanos contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado dentro de conceptos de justicia y equidad. La contribución es el impuesto o tributo establecido por ley a favor del Estado y  a cargo del contribuyente cuando realiza un hecho económico que da origen a la obligación.

Como contribuyente usted ha cumplido con alguno de los impuestos que sirven para el sostenimiento del Estado; su deber no termina con el pago de los mismos, va más allá, es necesario informar y declarar sobre los distintos aspectos de su actividad económica como parte del cumplimiento y relación transparente entre usted y la DIAN. 

Muchos colombianos como usted han pagado oportunamente sus impuestos y esto permitió a la DIAN recaudar  en el 2012 por concepto de todos los impuestos nacionales, algo más de  99 billones de pesos. Este recaudo entra a formar parte  del presupuesto nacional para gastos e inversiones del país.
En resumen: la DIAN tiene la misión de asegurar y controlar los ingresos para el sostenimiento del estado. Esos ingresos que todos aportamos son los impuestos con los cuales se financian los gastos e inversiones del Estado dentro de principios de  justicia y equidad.

Cultura de la Contribución: 


Un compromiso de construcción colectiva de sociedad y bien común.

3 comentarios:

  1. Muy interesante filosofía, sin embargo me queda un sinsabor cuando por desadministracion se pierden grandes cantidades de dinero que ya han PAGADO los contribuyentes. Los entes de control deberían de controlar y hacer seguimiento a los ingresos que administra la DIAN.

    ResponderEliminar
  2. "Es deber de los ciudadanos contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado dentro de conceptos de justicia y equidad" este concepto solo se aplica al ciudadano del común pues las grandes empresas y personas pudientes evaden impuestos y el concepto de justicia no se aplica para ellos, de igual manera la clase política por los niveles de corrupción que manejan se están quedando con todo el dinero que aportamos los ciudadanos y no se esta retribuyendo en bienestar social para todos, este concepto "justicia y equidad" es solo un sueño de todos los colombianos, de la Colombia que todos queremos.

    ResponderEliminar
  3. En la Universidad me enseñaron que ninguna ley generaba empleo, si las leyes generen empleo, Colombia no estaría tan mal. En el gobierno Anterior se creó la jornada ordinaria hasta las 10:00 pm, pregunto ¿genero empleo? . Estoy completamente seguro que los empresarios a partir de junio 2013, utilizará ese recurso (ahorro en parafiscales), invirtiéndolo en el exterior, nuevos activos, pago de obligaciones, etc. Pero jamás lo utilizaran para generar empleo, creciendo más la brecha de la inequidad en la distribución del ingreso en Colombia.


    Qué bueno sería que los congresistas presentaran un proyecto de ley donde se estandaricen los impuestos, los unifique y los simplifique (tantas declaraciones de IVA, Retención, Renta, CREE, etc) y no crear más impuestos, cada día los contadores públicos le trabaja más a la DIAN que al propio cliente.

    Mi sueño algún día es que exista una ley “Convenio de Asociación entre los Grandes Contribuyentes, el Estado y la clase menos favorecida”. Con el fin de crear microempresas que sean propiedad del sector público y sector privado, el Gran Contribuyente aporta capital y se beneficia en impuestos y la clase menos favorecida aportaría la mano de obra recibiendo un salario digno.

    A manera de ejemplo; Las grandes empresas depende de muchos proveedores y las microempresas le pueden ofrecer algunos productos y/o servicios, las microempresas pueden ser administradas por ejemplo por EMP, los jóvenes tendrían nuevas oportunidades y se alejarían de los vicios, delincuencia, etc., los contribuyentes no estarían castigados con tantos impuestos y el Estado (DIAN), no tendría tanta carga laboral.

    ResponderEliminar